Actualmente existen numerosas agencias de marketing y comunicación que ofrecen múltiples servicios como social media marketing, diseño y desarrollo web, SEO, SEM, email-marketing o hosting. Haciendo una primera búsqueda puede que no encontremos diferencias entre ellas y corramos el riesgo de contratar una agencia sólo por ser conocida a un precio demasiado elevado que no cubra nuestras necesidades. Las pequeñas agencias especializadas son una buena alternativa para las PYMES porque cuentan con una mayor personalización, contacto más directo y flexibilidad en presupuestos. 
 
La semana pasada tuve la oportunidad de conocer cómo trabajan los compañeros de MeelowLab, una agencia que va más allá del social media marketing. Desde el principio elaboran propuestas de valor personalizadas para todos sus clientes, manteniendo una estrecha relación con cada uno de ellos. A diferencia de las grandes agencias, no designan a un ejecutivo de cuentas por proyecto, sino que un conjunto de profesionales interdisciplinares trabajan en equipo y contribuyen al diseño y ejecución de la estrategia a aplicar. 
 
Para conocer con más profundidad el modus operandi que aplican en la gestión de redes sociales y curación de contenido Paloma Del Valle y yo pasamos varios días en sus oficinas.
 
Antes de empezar con la estrategia que vamos a aplicar es necesario hablar con el cliente para crear un tono de comunicación, coherente con el posicionamiento de la marca. Una vez definido, monitorizamos y vemos qué es lo que hace la competencia en nuestro sector. Sin embargo, Fares Kameli nos cuenta que este trabajo lo realiza un perfil de Social Media Manager y, en ningún caso, el Community Manager, ya que éste sólo es un ejecutor del plan. Si solo contamos con una persona que se encargue de todo ello no debemos caer en la trampa de ver lo que hacen los demás e intentar copiarlo, ya que a ellos puede funcionarles y a nosotros no. Cada comunidad es única y los mensajes que nosotros enviemos han de ser coherentes con el plan de marketing estratégico. 
 
Una vez definido el tono es importante saber qué tipo de contenidos vamos a aplicar y por qué. MeelowLab categoriza los contenidos en tres tipos distintos:
 
1. Contenido de atracción que atrae tu atención porque te llama a verlo
2. Contenido de Engagement que genera fidelidad porque te invita a comentarlo o a participar
3. Contenido de relleno 
 
Un ejemplo de contenido de Engagement son sus famosos Hang Outs lanzados a principios de verano de 2013, en los que participaron ponentes como Paloma Del Valle, Heli Sulbarán, Antonio Carrión, Antonio V. Chanal, Nuria Alba, Julio Aliaga, José Facchin o el mismo Fares Kameli.
 
La estrategia de contenidos de MeelowLab, y que toda agencia debería seguir, se centra en aportar valor añadido a sus clientes mediante fuentes originales de noticias, blogs interesantes según el sector y contenido que sea viral. Esta estrategia de publicación depende de los objetivos que se marquen desde un principio que los separan en:
 
1. Conseguir visitas con contenido de atracción, analizando la conversión con herramientas de CRM y de E-commerce. 
2. Conseguir registros con contenido de engagement, como Landing Pages, e-mail marketing, SEM o SEO.
3. Conseguir mayor visibilidad de la web con marketing de contenidos de valor y presencia en BING negocios y Google Maps. En caso de que existan tiempos de espera en el local (como puede ser un concesionario o una peluquería) es primordial contar con WI-FI.
4. Aumentar las compras haciendo hincapié en el análisis de clics por registro y clics por adquisición.
El siguiente paso recomendado sería medir las tendencias en cada una de las redes sociales. 
 
– Para encontrar personas afines en Twitter existen herramientas como SocialBro y ManageFlitter con versiones gratuitas y de prueba Premium. Sin embargo no es recomendable seguir a más de 50 personas al día ni a más de 200 a la semana, ya que Twitter puede banearnos.
 
Google Plus nos proporciona sugerencias de personas recomendadas. Aunque a priori busquemos personas que sigan negocios similares al nuestro, nuestros esfuerzos deben centrarse en fidelizar usuarios con los que no cuente la competencia.
 
– Desde hace poco Facebook nos permite buscar perfiles personalizados según diferentes variables personalizadas. Por ello es vital contar con un perfiles personal para redirigir a esas personas hacia una fanpage. El límite para que Facebook no bloquee a un usuario por spam es de 20 usuarios por semana.
 
Una vez que tengamos todo esto realizado es crucial la figura de un Community Manager que gestione la comunidad y los tiempos de publicación. Fares Kameli nos recomienda el uso de Friend+Me, Hootsuite o Buffer, tres gestores con funcionalidades muy similares. Con estas aplicaciones podemos seleccionar en qué redes sociales queremos compartir el contenido, la hora de publicación y, además, realizar un seguimiento y control de clics. Sin lugar a dudas, medir los clics de nuestros enlaces y comparar estos datos con Google Analytics es la mejor forma de saber si nuestras publicaciones funcionan o no dentro de cada comunidad. Con esto podemos olvidarnos de ciertos aspectos y centrarnos en lo verdaderamente importante. 
 
– Los «Me gusta» en Facebook no implican clics
– Los compartidos generan alcance pero no siempre traen a nuestro público objetivo
– Los +1 no mejoran el SEO ni garantizan que los usuarios hayan leído nuestra publicación
– Los favoritos en Twitter suelen ser tratados como «Me gusta»
– El número de impactos en Twitter no quiere decir que tantas personas hayan visto los tuits ni que, habiéndolo visto, hayan entrado a ver nuestro contenido.

Muchísimas gracias a todo el equipo de MeelowLab por sus Hang Outs, por esta fantástica experiencia y por el exquisito trato que nos han dado tanto a Paloma como a mí en todo momento. Me ha ayudado a cambiar el chip y aprender otras formas de hacer las cosas de la mano de grandes profesionales.