Camper es una empresa familiar que reúne a colaboradores dedicados a la industria del calzado. Comenzó su actividad en 1975. Casi 100 años antes, Antonio Fluxá, viaja hasta Inglaterra para conocer nuevos métodos de fabricación industrial. Toma ejemplo e importa a Mallorca las primeras máquinas, convirtiéndose en un referente de modernidad y espíritu innovador para generaciones futuras.
 
Los productos de la empresa Camper responden a los valores de la compañía: espíritu pionero, amor a la profesión, productos de calidad, honradez, austeridad y oficio. Para Camper lo más importante no es el diseño sino la funcionalidad. Por tanto, prioriza la flexibilidad, deslizamiento, resistencia a impactos, protección de la piel y adaptación a las características medioambientales. Hoy en día el producto es más libre, cómodo y creativo.
 
Para conseguir aunar la funcionalidad con el diseño existen dos departamentos dentro del área de producto. Por un lado el de diseño y por otro el de ingeniería, claramente diferenciados respondiendo a crear un producto estético junto con soluciones constructivas. Así pues, la fabricación está subcontratada en exclusiva para la marca, ya que la eficiencia y el ahorro en costes no son políticas de la empresa, sino que abogan por una marca con reconocimiento gracias al valor del diseño y de la calidad.
 
El diseño integrador de estética y funcionalidad le permite crear productos útiles, responsables y que mejoren la calidad y salud de las personas. De esto se encargan los diseñadores, un equipo multidisciplinar de diversos sectores que renuncian a las investigaciones de mercado a favor de la creatividad de las 1.100 referencias nuevas de las 1.200 existentes por temporada.
 


           
La política de internacionalización la empresa se ha encontrado con varias ventajas y obstáculos. Camper disfrutaba de una posición competitiva sólida y de liderazgo a nivel nacional, con amplia experiencia acumulada, sólida implantación y distribución y reconocimiento y fidelidad de sus clientes. Por ello decide hacerse una marca internacional, aprovechando un nicho de consumidores de todos los países y continentes. El concepto de marca se apoyaba en un proceso de valor, innovación, valor sostenible y respeto por el medio ambiente. Además, sus directivos estaban educados y preparados para el cambio, así como su mano de obra. No obstante, España era un país pequeño y se hallan problemas operativos para competir en Francia e Italia. El problema vino con el colapso logístico ante el aumento exponencial de ventas, falta de organización interna para afrontarlo, sistemas de información insuficientes y no actualizadas, bajo número de trabajadores y problemas con los proveedores.
El principal recurso del que disponía la empresa era su marca y su experiencia en el mercado nacional. Este recurso valioso y difícil de imitar hizo que fuera la principal fortaleza de la compañía. El capital humano preparado para el cambio y el capital relacional importante gracias a su reputación, hicieron que las pautas organizativas pudieran ir dándose en el tiempo con coherencia y conseguir una buena capacidad organizativa. Los problemas que surgieron como consecuencias del aumento de ventas fueron corregidos gracias a la apertura de una nueva planta de distribución.
FORTALEZAS
DEBILIDADES
  • Posición competitiva sólida y de liderazgo en el mercado nacional.
  • Amplia experiencia acumulada.
  • Sólida implantación y distribución.
  • Reputación e imagen de marca
  • Reconocimiento y fidelidad 
  • Diferenciación a través de atributos propios, diseño, calidad, originalidad
  • Mano de obra preparada para el salto internacional
  • Problemas operativos para competir en Francia e Italia
  • Empresa de tamaño pequeño y recursos escasos
  • Alto coste del producto
  • Desconocimiento y falta de experiencia en los mercados exteriores
AMENAZAS
OPORTUNIDADES
  • Mala imagen de España y poca credibilidad
  • Mercado pequeño comparado con otros países europeos
  • Dificultad de sus proveedores para el abastecimiento ante posible crecimiento
  • Desconocimiento del producto en el mercado extranjero
  • Gran número de competidores
  • Aprovechar los eventos que potencian la imagen de España 
  • Presencia internacional en tiendas multimarca
  • Aprovechar un nicho de mercado insatisfecho
La empresa optó por una trayectoria exportadora, mediante redes propias o filiales de venta. A su vez, sus productos se vendían en otros establecimientos multimarca y tenía acuerdos de distribución con otras empresas.
PRODUCTO
Camper no es un zapato concreto, sino un estilo, una filosofía de vida, una forma de pensar y de hacer calzado. Camper es una forma de caminar.
Nace en el Mediterráneo, entendiéndolo como espacio de integración de culturas y diversidad. Aúnan confort con imaginación, tradición con modernidad, tecnología con estética. Son duales, contradictorios y unisex.


Camper cuenta con diversos productos apostando por la creatividad. Todos son cómodos, ‘casual’, útiles, funcionales, versátiles porque son zapatos para imaginar, innovadores, divertidos y tan creativos e inesperados como los seres humanos. Creen que hay tantas formas diferentes de caminar como personas, por eso no se identifica con un solo modelo o estilo. Ofrecen una amplia variedad de productos, agrupados en los llamados conceptos. Unos, evolucionan con el paso del tiempo de un modo casi imperceptible para estar siempre de actualidad (Camaleón, Pelotas, Twins, Brothers, Industrial, Casi Casi, …). Otros, cambian con mayor frecuencia, innovando, explorando nuevas rutas, sorprendiendo, marcando pautas en el ámbito de estilo (Nomad, Lola, María, Son Verd, Wabi, …)
Por último, pero no menos importante, la otra característica innata a los zapatos Camper es su calidad. Sólo las mejores pieles del mundo, naturales, hidrófugas, resistentes, pueden hacer compatibles calidad y ligereza. Hormas que se adaptan a la estructura ósea del pie y a sus movimientos, y suelas con exclusivos diseños que reflejan nuestra forma particular de cuidar y proteger nuestro contacto con la tierra.
COMUNICACIÓN
 
La estrategia de comunicación de Camper se apoya fundamentalmente en la marca para culturizar el producto y humanizar el mensaje. La empresa no creía en una segmentación del mercado, sino que dirigía su campaña hacia una mentalidad, ocupando un lugar en la mente del consumidor. Los productos aportaban al consumidor diseño y utilidad, combinada con calidad. Camper no realizaba productos diferentes en función de los diferentes países ya que no tenían recursos, estableciendo una estrategia de marca global. Tampoco tenían pues recursos para una campaña de comunicación global, por lo que decidieron comunicarse a través de sus tiendas propias, adquiriendo así gran importancia el departamento de Ventas.
 
La comunicación ha sido uno de los pilares fundamentales de Camper desde su fundación, pero no una comunicación cuyo único objetivo fueran las ventas, sino una comunicación con mensaje, que ha evolucionado de la ironía a la reflexión.
En 1975, después de haber optado por Camper (‘campesino’ en catalán) como nombre para la nueva marca, los primeros colaboradores de Camper empezaron a pensar cómo plasmar ese nombre y transmitir todas las ideas que para ellos sugería. De ahí surgieron el logo original (con tipografía negra), las primeras campañas de publicidad y los primeros displays que decoraban las tiendas multimarca.
 
En 1981, coincidiendo con la apertura de su primera tienda en Barcelona, el logo de Camper tuvo una modificación, justificada por tener que hacer uso de él en un soporte no contemplado hasta ese momento: la fachada. Se necesitaba poner el logo en la entrada de la tienda sin que perdiera intensidad, para ello se decidió enmarcarlo en un fondo rojo que siguiera el movimiento de la tipografía, que pasó a ser blanca.
 
Pero no sólo está fecha marcó el cambio del logo, también fue el inicio de la verdadera historia gráfica de Camper. La apertura de tiendas propias obligaba a desarrollar todo tipo de material gráfico que diera soporte a estos nuevos espacios y que ayudase a transmitir el mensaje, tanto dentro como fuera de la tienda. Bolsas, cajas, posters, displays, anuncios, catálogos … pasaron a formar parte del universo de la marca.



En el 2000 Camper pasó de una comunicación estrictamente de producto, como venía haciendo hasta ahora, a una comunicación de imagen de marca. Había dos motivos para este cambio: Camper ya era un referente conocido por el consumidor, que automáticamente lo asociaba con su producto, y por otro lado, el afán de Camper por culturizar el producto y humanizar el mensaje. Este cambio ha dado lugar a una comunicación cuyo mensaje es el Mediterráneo, las raíces de Camper. A la lista de soportes se añadieron también otros, unas veces determinados por la propia evolución del mundo (página web) y otras por la propia creatividad de la marca (magalog -revista catálogo-, travelog –corto-, …)
 
 
DISTRIBUCIÓN
Como ya he dicho anteriormente, la empresa optó por una trayectoria exportadora, mediante redes propias o filiales de venta. A su vez, sus productos se vendían en otros establecimientos multimarca y tenía acuerdos de distribución con otras empresas.
 
Pero donde radica la importancia de la compañía es en su punto de venta, ya que Camper se situaba en ciudades destacadas de la moda en lugares estratégicamente situados.
 


 
Una vez que la competencia copió este concepto llevaron a cabo tiendas en las que la arquitectura y la decoración informan acerca de los aspectos relevantes de la marca (infoshops)
 
Las tiendas propias por sí mismas comunicaban y distribuían, a la vez que se diferenciaba de la competencia creando unas tiendas únicas y singulares, a diferencia de la competencia. Estas tiendas reflejaban la cultura y los valores de Camper y permitían a los visitantes aportar sus ideas dando a cada tienda una personalidad propia y diferente del resto.
 
Camper cuenta con 150 tiendas propias y 2.800 puntos de venta multimarca en todo el mundo. La compañía, cuya facturación supera los 200 millones de euros, suma 29 tiendas en España.