Quizás no sea tan bueno como las noticias de El Mundo Today pero es el estilo que marca este periódico que parodia historias con un toque irónico. Altamente recomendable, sobre todo cuando tenemos un día bajo.


Esta mañana, Margarita Ramírez ha confesado lo que llevaba tiempo queriendo decir a toda España. “La culpable de la crisis soy yo y nadie más que yo”, confesaba entre sollozos. “Desde el año 2007 quise contarlo, pero mi marido no me dejó por el qué dirán” Margarita, valenciana de 54 años, contaba ante los micros de toda la prensa lo sucedido y se hallaba “al fin desahogada porque la gente cada día se mete con todos los políticos y banqueros y yo sabía que eran inocentes y callé como una puta”

El zumo ya no sabía igual
Todo empezó cuando, como cada día, acudía al mercado para hacer la compra. Como tenía la exprimidora estropeada decidió no comprar naranjas. Al día siguiente le sucedió lo mismo y esto lleva ocurriéndole desde 2007 hasta hoy. Su frutera nos contaba que “yo noté algo raro en esa mujer porque ya no era la de siempre: compraba medio kilo de limones y dos lechugas, pero ya no llevaba naranjas. Esto me hizo dudar sobre la calidad de mis naranjas y dejé de traerlas, cambiándolas por otras. A una señora no le gustaron y al poco tiempo ya nadie compraba en mi tienda. Me he visto obligada a cerrar mi negocio, en el que llevaba trabajando toda mi vida” Margarita no fue consciente de ello, porque se mudó de barrio y ya no iba al mismo mercado.

naranjas-chinaLas naranjas de la China se imponen
“Si al principio fue cuestión de unos kilos de naranjas, con el tiempo pasó a castaño oscuro”, nos comentaban desde la Asociación de Empresas Agricultoras de Recogida de Naranjas (AEARN) “El producto era bueno, pero las fruteras de barrio empezaron a comprar naranjas de la china, dañando seriamente nuestro producto típico: la naranja” Por el miedo a que la situación acontecida con Margarita volviese a suceder, fueron muchos los que decidieron remplazar la procedencia de las naranjas.



El paro empezó en Valencia
En un principio fueron los agricultores de naranjas, después las empresas de fruta de la Comunidad Autónoma y, al final, los bares donde ofrecen desayunos. “La gente nos pedía zumo con naranjas chinas, y nosotros no teníamos de eso. Dejaron de venir a desayunar y estamos todos en la ruina” declaraba ante los medios de comunicación Juan Iriarte, portavoz de la Junta de Empresarios de la Restauración en Valencia. El efecto dominó hizo que el 90% de los bares que daban desayunos cerrasen por falta de clientela y el 80% de la producción se tirase al mar por no venderse, hasta que el mar se volviese “naranja”. María Cuetos, presidenta de Ecologistas en Acción, cree que existen alternativas, y que se pueden aprovechar estas naranjas para “hacer pato a la naranja con denominación de origen protegida” y dice que “los turistas ya no visitan nuestras playas y el sector servicios se ha venido abajo”

Las cuentas no salen
La Comunidad Valenciana, ante tal colapso, se ha reunido esta mañana con Margarita, tras conocer su culpabilidad en todo este jaleo. Esperanza Aguirre ha insistido en que “esto no es más que una situación pasajera y si los turistas no vienen a Valencia pues que vengan a Madrid”, pero no ha hecho declaraciones sobre Margarita en ningún momento.


El Corte Inglés estudia arreglar el exprimidor de Margarita “gratis”
Tras las declaraciones de Aguirre, El Corte Inglés se ha comprometido a arreglar de forma gratuita el exprimidor de Margarita, a cambio de que vuelva a comprar naranjas y genere “confianza en los mercados” Tanto le importa a este conglomerado empresarial, que este año van a incluirla en el spot del verano de las rebajas, anunciando naranjas en vez de ropa de baño. Publicis, encargados de esta campaña, han querido remarcar que se tratará de un “caso excepcional y único desde que El Corte Inglés hace los spots de las rebajas de verano, pero que ayudará a confiar en nuestros productos nacionales y hará que el euro mejore su posición en Europa”.

A Ángela Merkel no le gusta nada la idea
Ángela Merkel ha hecho las primeras declaraciones tras conocerse la noticia y ha viajado a Valencia expresamente para conocer a Margarita y comerse una naranja. La idea del posicionamiento del euro no le ha quedado clara y acusa a Publicis de “engañar y decir mentiras muy gordas” Tampoco le ha gustado el story board del spot en TV, la idea de El Corte Inglés con Margarita, Margarita en cuestión ni la declaración hecha por Esperanza Aguirre. Ángela ha dicho que los alemanes seguirán yéndose de viaje “donde les salga del pito” y que “a ver si va a venir ahora una rubia a decirnos dónde tenemos que irnos de vacaciones, vamos lo que nos faltaba” A última hora de la tarde Margarita ha tenido que ser atendida tras una crisis de ansiedad y un intento de suicidio. Su marido se halla aun en estado de shock y sus hijos han dejado de hablar con su madre porque “estamos en el puto paro por culpa de nuestra propia madre” y afirman que “cuando le pasa a las madres de los demás es diferente, pero cuando le pasa a la tuya hay que vivirlo para saber lo que se siente”
Pablo Coraje – Generando sonrisas