Femen y el feminismo: entendiendo la realidad

Hoy en día vivimos en una sociedad donde se habla mucho acerca de la igualdad, aunque existen muchas diferencias en cuestión de clase social, salarios o religión entre otros. Está bien visto, en esta cultura de Occidente, ser laico, de clase media y conformarse con la realidad. Se marcan elementos básicos como garantes del buen funcionamiento social, en el que unos pocos tienen poder económico y político. No obstante, el sistema no es perfecto y aumentan los conflictos sociales y las diferencias en la riqueza.

A más de 3.000 km se sitúa Ucrania, relevante en los medios por los conflictos con Rusia, los golpes de Estado o el nacimiento del movimiento Femen. Este movimiento revoluciona e incomoda a los más tradicionales. Durante casi diez años, los medios de comunicación nos ponen imágenes focalizándose en sus pechos, desnudez, gritos o rabia.

Se dice que son unas radicales, que no saben lo que hacen, que son demasiado jóvenes, que carecen de argumentos o que son extremistas. Sin embargo, los medios parecen no entender la realidad de su lucha y los motivos de sus reivindicaciones. Parece casi imposible hablar de cambios mundiales sin usar la palabra violencia. Como ejemplos de actos violentos históricos tenemos la descolonización, las guerras mundiales, la Guerra Fría, y otros conflictos bélicos que acontecen en el mundo contemporáneo. Sin embargo, existen alternativas y ese cambio es factible sin recurrir a la violencia, como el feminismo

Este movimiento surge en siglo XVIII con la Ilustración. Muchos pensadores dan el paso para asegurarse una igualdad real y unos derechos básicos para todos los ciudadanos. Sin embargo, se olvidan de las mujeres y piensan en otros temas.

La esfera privada… para las mujeres

El filósofo Jürgen Habermas (1929) parte de dos esferas: una pública y una privada. En la esfera pública se desarrollan la interacción social, política y afectiva que sigue una pauta establecida y una buena conducta. La esfera pública refleja la excelencia del pensamiento y la imagen que se quería transmitir, necesaria para legitimarse.

El espacio privado se reserva al espacio doméstico, con libertad y privacidad. Para Hannah Arendt (1958), en la esfera privada manda el cuerpo y se relaciona un espacio con nuestra identidad. Los hombres encierran a las mujeres a la esfera privada sin dejarlas salir. Por esto, las mujeres no tenían poder de decisión en ámbitos políticos, económicos o sociales. Tan sólo eran instrumentos creados y concebidos para garantizar la continuidad de la especie, encargarse de los niños y dar placer al hombre.

El éxito de la Revolución Francesa provoca que las mujeres abran sus ojos y empiecen a luchar por sus derechos. Las primeras movilizaciones surgen en 1848 en Nueva York, donde se elabora un documento que lista los derechos  vitales, de libertad y de búsqueda de la felicidad como derechos inalienables.

A partir de 1875 las sufragistas se hacen eco de la lucha feminista, ya que crece el número de mujeres en posiciones laborales sin marido y con éxito. Con la Primera Guerra Mundial (1914-1918), estas mujeres tienen que buscar un trabajo y ocupar posiciones que eran exclusivas para hombres.

Desobediencia civil

Las movilizaciones de las sufragistas destacan por luchar en acciones no violentas basadas en la desobediencia civil. Esto fue duramente criticado por los hombres, que tenían miedo de perder la superioridad que tenían. Montserrat Cervera (2013), justifica que esas protestas siempre iban sobre actos y mobiliario para ganar notoriedad, y nunca contra personas.  

Pero hay que esperar hasta tres generaciones para ver esos derechos cumplidos por las mujeres, aunque nos parezca que siempre los han tenido. En España se reconocen esos derechos durante la Segunda República (1931), aunque no sería hasta 1945 cuando se generalizase el derecho de voto en Occidente. No obstante, el machismo durante el franquismo provocó que no se haya cambiado aun la mentalidad en España y que otros países del entorno estén a años luz en estas cuestiones.

La mercantilización del cuerpo durante la Historia

El concepto del desnudo ha evolucionado mucho desde el inicio de la humanidad. Antes la ropa tenía un objetivo claramente práctico para abrigarse y no pasar frío. Con el paso de los años, se ha empezado a asociar el desnudo con pudor y escándalo, atributos gracias a  la influencia del absurdo de la Iglesia y todas sus normas machistas.

La desnudez se sigue considerando hoy en día algo propio de esa esfera privada, más aun en el caso de las mujeres. El cuerpo desnudo de las mujeres se asocia con conceptos y acciones negativas y pecaminosas. Carolina Prieto y Mar Rodríguez (2010) dicen que en el arte existen tres conceptualizaciones del cuerpo femenino: como

  • Simple y llano objeto para sexo
  • Como un sentimiento reivindicativo (como en “Liberté guidant le peuple” 1830), pintura francesa de Delacroix, una mujer desnuda enarbola una bandera francesa para expresas su sentimiento de libertad)
  • Para transmitir algo bello (de forma subjetiva según el pintor)

Sin embargo, la mujer como elemento de mayor protagonismo y activo aparece contadas veces. Hoy en día, es habitual encontrarse con cuerpos femeninos parcialmente desnudos sometidos a la mercantilización y a las estrategias de marketing. En esta contextualización en la cual el cuerpo de la mujer ha sido despolitizado, mercantilizado y despojado de su sentido, aparece Femen para volver a tomar el control de los cuerpos femeninos.

La aparición de Femen

Femen surge en Ucrania en 2008, un lugar que sufría la transición desde el comunismo al capitalismo. Es la respuesta a injusticias y actos opresores, que nace a través de una colaboración formada por cuatro chicas de Ucrania de clase social baja.

Además de ese rechazo por el sistema patriarcal instaurado comparten más cosas. Sus familias seguían ese modelo con el que ellas no estaban de acuerdo, no disponían de recursos económicos y tenían ganas de estudiar en la universidad. Para conseguir notoriedad en los actos reivindicativos a los que acudían, era fundamental el eco de los medios de comunicación. En un principio actúan vestidas y acuden a actos meramente sociales. A medida que las reuniones de Femen se dotaban de mayor envergadura, centran las protestas en el machismo y cuestiones sexuales. Así nace la protesta “Ucrania no es un burdel”, donde muchas mafias prostituyen  y esclavizan a mujeres sin recursos.

Femen denuncia estas situaciones y adquiere la notoriedad que buscaba. Sus acciones no alcanzaron realmente gran impacto hasta agosto de 2009. En el día de la Independencia de Ucrania, una de ellas alcanza las alturas para quitarse su camisa y sujetador para gritar a favor de sus derechos y libertades. A partir de ese momento, el uso del top-less fue generalizado para reivindicaciones de forma política, considerándose un acto vandálico.

Femen justifica la manera de protestar mostrando su pecho ya que “cuando la mujer sale a protestar en top-less, destruye las bases del patriarcado que se fundan sobre la idea de la herencia entre padres e hijos“

Femen “al desnudo”

Femen inicia luchas contra cuestiones de género, patriarcados, dictaduras, iglesias e industrias del sexo, mediante un extremismo sexual, un toque de actitud radical y concepción artística, en la que se usa el cuerpo con el objetivo de la transmisión del mensaje determinante. Sus cuerpos son sus únicas armas y las expresiones artísticas son los elementos que impactan. Las pinturas son sus mensajes, y los lienzos son los cuerpos al desnudo. Esta desnudez consiste en el arma más usada; la desnudez transmite mensajes de control de la mujer acerca de su propio cuerpo.

Femen tiene sus propios símbolos y los exhibe en todos los actos que se prepara como las coronas con flores que transmiten feminidad e indocilidad, las coronas heroicas; cuerpos con pancartas, que expresas la sinceridad y falta de mentiras mediante la desnudez y otros símbolos que se tratan sobre él; un lema, que radica en unos pechos femeninos; y su declaración inviolable de principios: un cuerpo como el alma.

Actúan con mucha contundencia y los nuevos integrantes requieren una preparación física y psicológica. Algunos piensan que son sólo acciones con violentas y escandalosas, mientras otros ven el uso del cuerpo como arma, ya que desprovisto de una protección y sin ninguna determinación es el elemento que alberga más paz en el mundo.

Femen la forman personas de muchos países que piden estar en buena forma para las acciones reivindicativas. Se financia con aportaciones anónimas de forma voluntaria y con la venta de ropa y accesorios. Desde el principio, no aceptan donaciones de lobbies, organizaciones religiosas ni de ninguno de los partidos políticos. A través de gente que colabora y simpatiza, Femen recibe apoyo como que determinadas instituciones cedan sus espacios.

El éxito de Femen

Durante la Eurocopa de 2012 la situación de la industria sexual en Ucrania salta a los medios gracias a Femen, que denuncia las políticas de turismo sexual que se promovían durante el campeonato. A partir de entonces, Femen son vigiladas muy de cerca por las fuerzas del Estado, amenazadas en varias ocasiones. Sin embargo, aumentan su proyección mediática con acciones clave como:

  • Burla al presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, durante su visita al estadio de Kiev en la final la Eurocopa 2012
  • Acciones en Davos (2013), localidad suiza donde se celebra el Foro Económico Mundial, para denunciar que las mujeres son las primeras víctimas de la pobreza mundial
  • Protesta ante la embajada tunecina en contra del velo y de la opresión del Islam sobre la mujer
  • Acciones en España contra la reforma el aborto, impulsada por el partido gobernante, el Partido Popular.

Desde 2008, las fotos de Femen han dado la vuelta al mundo. En 2010 reciben la invitación de acudir a muchos países de Europa y de Sudamérica para protestar. En la mayoría de casos, se trata de denuncias contra el integrismo islámico o contra la represión de la mujer. Tras su paso, son muchas las mujeres que crean facciones de Femen para seguir con la lucha que proponía el movimiento ucraniano. 

Conclusiones y reflexiones

Está claro que Femen tiene repercusión en prensa debido a su estrategia de marketing. La marca que han creado provoca todo tipo de opiniones, aunque hay que diferenciar lo que es el espectáculo de la información. Mediante ese espectáculo los medios de comunicación se han hecho eco de sus demandas, pero muy pocos han sabido transmitir el fondo de la cuestión.

Los medios se basan en noticias con imágenes y titulares atrayentes, dejando a un lado la causa de la protesta en cuestión y no sabiendo contextualizarlo correctamente. Puede que el error lo estén cometiendo desde Femen y necesiten un cambio en la estrategia para poder hacer llegar correctamente el mensaje y fondo de la cuestión. Sin embargo, es tarea del periodista profundizar sobre los temas a tratar y contextualizar bien las noticias para transmitir bien lo que está ocurriendo. Salvo en contadas ocasiones, la mayoría de medios no profundizan en la denuncia o la base de las demandas, e incluso muchos ni siquiera explican esto y sólo muestran las imágenes de estas personas.

Es una forma bastante burda de tratar acciones ejercidas por muchas mujeres, en las que falta valoración, personalización e identificación de las mismas. Además, existen medios a favor y otros en contra de este movimiento, posicionándose claramente de forma subjetiva.

The Guardian, Euronews y Le Monde tienden a simpatizar con Femen, mientras que El País y Rtve son muy neutrales y no les dan notoriedad o repercusión. En el caso de Euronews no se hace mención de este movimiento y la BBC no les da mucha importancia y la presencia es prácticamente nula. En el aspecto online también encontramos deficiencias en el impacto de Femen. Existen numerosas fotografías de diferentes medios y periodistas, pero se centran en sus cuerpos desnudos y no en la noticia o denuncia, por lo que también fracasa la contextualización.

En el caso de los vídeos los encontramos mucho más trabajados, ya que cuentan una historia. Aunque las integrantes de Femen utilicen el cuerpo como su método de protestar, muchas personas sólo se quedan ahí. Este movimiento alza su voz para denunciar determinadas injusticias sociales, aunque muchos tan sólo escuchan los gritos y no el mensaje.

A los políticos no les gusta este movimiento y las acusan de prostitutas, respondiendo en muchos países como Bielorrusia con violencia hacia ellas, teniendo que soportar golpes y vejaciones. El sentido de este movimiento es rebelarse ante una sociedad que parece estar durmiente e impasible ante las injusticias. Su modus operandi se traduce en la rotura de las pautas tradiciones y la transgresión de las normas, aunque este mensaje no llega correctamente a los medios, que no captan correctamente las ideas del movimiento.

La labor pendiente de este movimiento está en la adaptación a los nuevos tiempos y la supervivencia. No obstante, la tarea de los profesionales del periodismo es tratar de saber comunicar correctamente sus mensajes, enfocándose más en los conceptos tradicionales con los que pretenden acabar, huyendo de la indiferencia.

Bibliografía

  • Balanza, T. V. (2015). El movimiento Femen en España. Culturas políticas y acciones comunicativas en un contexto de reacción. Revista Internacional de Comunicación y Desarrollo (RICD), 1(2), 121-131.
  • Channell, E. (2014). Is sextremism the new feminism? Perspectives from Pussy Riot and Femen. Nationalities Papers, 42(4), 611-614.
  • Eileraas, K. (2014). Sex (t) ing revolution, femen-izing the public square: Aliaa Magda Elmahdy, nude protest, and transnational feminist body politics. Signs: Journal of Women in Culture and Society, 40(1), 40-52.
  • Medina-Vicent, M., & de La Plana, C. FEMEN, Manifiesto FEMEN, Editorial Hoja de Lata, Xixón, 2015, 72pp., ISBN: 978-84-942805-9-7.
  • Medina-Vicent, M. (2016). Provocación y fuerza a través del cuerpo femenino: la lucha de FEMEN. Revista Estudos Feministas, 24(1), 377-379.
  • O’Keefe, T. (2014). My body is my manifesto! SlutWalk, FEMEN and femmenist protest. feminist review, 107(1), 1-19.
  • Reestorff, C. M. (2014). Mediatised affective activism: The activist imaginary and the topless body in the Femen movement. Convergence, 20(4), 478-495.
  • VALDIVIESO, H. (2012). FEMEN y el activismo político del siglo XXI.
  • Viejo Martí, M. I. (2015). Análisis de la estrategia de comunicación de FEMEN.
  • Zychowicz, J. (2011). Two bad words: FEMEN & feminism in independent Ukraine.